Menu

La lactosa es un disacárido o azúcar que se encuentra presente en la leche de todos los mamíferos (cabra, vaca, oveja y la humana) y también se puede encontrar en varios alimentos preparados. Está formada naturalmente por la unión de una molécula de glucosa y otra de galactosa. También conocida como azúcar de la leche.

La lactosa es el principal carbohidrato de origen natural que se encuentra en la leche y los productos lácteos. Estos azucares simples son utilizados directamente por el cuerpo como fuente de energía.

La leche materna contiene 7,2% de la lactosa, que aporta al niño hasta un 50% de la energía que necesita diariamente. Mientras que la leche de la vaca, solo un 4,7% que aporta 30% de la energía necesaria.

Aunque la glucosa puede ser encontrada en diferentes tipos de alimentos, la lactosa es la única fuente de galactosa. Esta desempeña distintas funciones biológicas, dando grandes aportes a los procesos inmunitarios y neuronales.

La galactosa forma parte importante de varias macromoléculas (gangliosidos, cerebrosidos y mucoproteinas), los cuales son parte importante de la membrana de las células nerviosas. También es un componente de las moléculas que se encuentran en los glóbulos rojos.

Muchas personas son intolerantes a la lactosa, esto se debe a la deficiencia de lactasa que hay en su cuerpo.

Esta es una enzima que se produce en el intestino delgado. Muchos tienen bajos niveles de lactasa, pero aun así pueden digerir los productos lácteos sin problema alguno.

En cambio, si realmente se tiene intolerancia a la lactosa, la deficiencia de la lactosa causara ciertos síntomas luego de consumir productos lácteos.

Deja un comentario

×