Menu

La carga glucémica es un indicador de el impacto que tiene un alimento sobre los valores de glucosa en la sangre del cuerpo humano.

En la carga glucémica se hace referencia también al índice glucémico, en el que se engloba la velocidad con la que ciertos alimentos pueden aumentar la cantidad de glucemia en la sangre.

Hay que tener en cuenta que la glucosa llega al organismo mediante la ingesta de alimentos, en la que los hidratos de carbono son el nutriente con mayor efecto en la glucemia, mientras que las proteínas y grasas tienen un efecto menor en la misma.

La carga glucémica también tiene en cuenta la cantidad de hidratos de carbono de cada alimento, y se determina realizando una división del índice glucémico por 100 y multiplicando el resultado obtenido por los gramos de hidratos presentes en la cantidad que se evalúe.

Si un alimento tiene alto índice glucémico, la carga puede ser baja, ya que aunque la glucosa es elevada en poco tiempo, puede contener pocos carbohidratos.

A diferencia del índice glucémico, este es un parámetro más completo en el que evalúa la calidad de lo que ingerimos y cómo influye en el organismo. Los valores determinados son:

– Carga glucémica baja: Cuando el resultado es menor de 10.

– Carga glucémica media: Es considerada cuando el resultado obtenido se encuentra entre 11 y 19.

– Carga glucémica alta: El resultado es mayor o igual que 20.

Una persona con diabetes debe ingerir alimentos con una carga menor, por lo que deben tener en cuenta las características de los alimentos con carbohidratos, para regular su glicemia y controlar la diabetes.

Deja un comentario

×